Google-play App-store
Monterrey N.L.

Encuestas de dudosa preferencia

Tierra de Nadie

Por Walid Tijerina

 

En recientes fechas electorales se ha abusado ya de la publicación de encuestas respecto a las preferencias electorales de los ciudadanos. Se publican tantas con resultados y metodologías tan variadas que en vez de pintar un panorama aproximado de las elecciones, se pintan diez. Supuestamente el flamante Instituto Nacional Electoral, reconstrucción centralizada del IFE tras la reciente reforma política electoral, estaría vigilando con lupa y filtros cada encuesta publicada. No obstante, proliferan en medios y redes sociales encuestas con resultados que varían según las fuentes (que son muchísimas).

En el continente europeo, con un tema bastante similar, se realizaron hace una semana las elecciones del Reino Unido para el parlamento y el primer ministro. Las últimas encuestas previas a las elecciones tenían un empate respecto a los dos partidos mayoritarios (los Conservadores y los del Trabajo) con 273 escaños cada uno de 650 totales. Las elecciones, de acuerdo a las últimas encuestas, apuntaban a ser las “más reñidas” de la historia del Reino Unido. El resultado, finalmente, fue uno muy distinto. Los Conservadores terminaron ganando 331 diputaciones (superando la mayoría absoluta) frente a 232 de los Laboristas –una falla monumental de las aproximaciones que habían arrojado las encuestas, algo que sorprende aún más considerando la tradicional solidez de instituciones británicas en cuestión de métodos cuantitativos como encuestas y sondeos.

Tras las elecciones, el Consejo Británico de Encuestas (British Polling Council) ordenó una revisión independiente de las encuestas publicadas. La industria de las encuestadores enfrenta ya, por cuestión de legitimidad y reputación, panoramas aciagos ante el reciente fracaso; a esto se le sumará cualquier resultado o imputación que surja de la investigación realizada.

En México, sobre todo a nivel estatal, las encuestas con enormes márgenes de error han resultado ser la regla más que la excepción. Ahora mismo, el ciudadano se ha mostrado confundido más de una vez ante la proliferación de sondeos electorales dispares. Las encuestas no han sido, en nuestro estado, una proyección de la percepción pública sino una deformación. Ante esto, lo más recomendable es formar criterios del próximo voto de acuerdo a escrutinios personales, sin que permee la influencia de las encuestas publicadas. Al decidir nuestro voto, debemos hacerlo como si éste fuera el decisivo de todas las urnas. Si tu voto decidiera la contienda, ¿por quién votarías? Así de sencillo y al margen de sondeos de dudosa procedencia o de especulaciones monetizadas. 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/encuestas-de-dudosa-preferencia
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo