Google-play App-store
Monterrey N.L.

Regreso del voto de castigo

Tierra De Nadie

Por Walid Tijerina


Ya vendrá el castigo por el mal que has hecho,

cuando los recuerdos surjan en tu pecho,

lastimándote.

Fernando Martín, Castigo


No es casualidad que en Nuevo León se haya dado un parteaguas para las candidaturas independientes, aunque estuvieran tintadas por anteriores trayectorias priistas. Nuevo León, en la época moderna de México, pasó de algo cercano al aislamiento político durante la Revolución a ser la voz directriz en los combates encarnados contra las políticas redistributivas del General Cárdenas (1934-40) y otra vez contra esfuerzos parecidos, casi cuarenta años después, con Luis Echeverría (1970-76). Y sobra decir que en México sufrimos, desde mucho antes, de una terrible desigualdad que exige también un mejor acomodo de clases obreras y campesinas. Actualmente somos el país más desigual de la OCDE, por ejemplo. No obstante, Nuevo León aprendió a defender sus intereses en el siglo pasado; y ahora lo más resaltable es que esa defensa de los intereses neoleoneses no viene de élites (como el Grupo de los Diez de Monterrey en las ocasiones comentadas) sino de toda su ciudadanía, sin rango ni distinción.

Tal parece que a la actual administración del PRI en Nuevo León se le había olvidado el voto de castigo. No entiendo por qué periodistas del nivel de Denise Dresser emprendió entonces una cruzada con el voto nulo como bandera –por lo cual ha recibido crítica tras crítica en redes sociales. Como han preguntado varios irónicamente ya: ¿Con cuántos votos nulos se gana una elección?

No, la solución o voz más directa para la ciudadanía inconforme siempre ha sido el voto de castigo. Ahora, este voto de castigo decidió cerrarle la puerta al bipartidismo en el estado después de presenciar excesos, descaros, despilfarros y nepotismos. Ya vendría, como dice el tango, el castigo por todos esos males que habían hecho.

La mayoría de los ciudadanos sabían de antemano que el candidato Jaime Rodríguez no era un candidato con las cualidades o la experiencia deseables; sin embargo, era un candidato que cortaría esa larga racha de agravios y que extendería, en voz alta, el voto de castigo de una sociedad nuevoleonesa inconforme con el papel hasta entonces desempeñado por sus gobernantes.

Nunca sabremos con cuántos votos nulos se gana una elección. En cambio, en Nuevo León, ya sabemos cuántos votos de castigo fueron suficientes para que se escuchara la inconformidad de la ciudadanía a nivel nacional e, incluso, internacional.

En palabras de Jorge Castañeda, la elección del Bronco demuestra “que si existen las condiciones políticas, económicas y sociales propicias, una candidatura independiente puede ser competitiva o incluso victoriosa; que si el candidato reúne características de rechazo al ‘sistema’, como Fox, ese candidato cosecha los frutos del repudio de la ciudadanía a esa misma partidocracia.”



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/regreso-del-voto-de-castigo
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo