Google-play App-store
Monterrey N.L.

Un estado de derecho en fuga

Tierra De Nadie

Por Walid Tijerina


El gobierno de Peña Nieto ha sido uno construido hacia afuera –hacia la percepción a nivel internacional de nuestro país, hacia la atracción de la inversión extranjera. Y en sus inicios el Pacto por México y la culminación de las “reformas estructurales” hicieron que a nivel internacional se repensarán las circunstancias de nuestro país. Parecía que nos habíamos alejado del México inseguro y acribillado por el crimen organizado.

Pero como escribió Aguilar Camín, “toda nuestra historia de inestabilidad política es la de incendios inesperados”. Y así ocurrió entonces Ayotzinapa y Tlatlaya y las múltiples mansiones de EPN y su gabinete. El inicio del 2015 entonces, tenía a México en su posición familiar: envuelto por la corrupción, crímenes sin resolver y un gabinete que negaba cualquier responsabilidad –porque en palabras de Carlos Puig, “La culpa es siempre de otros. Dimitir es un nombre ruso”.

De pronto entonces anunciaron el Sistema Nacional Anticorrupción en proceso, seguido por billonarias inversiones extranjeras de firmas automotoras y de la próxima Ronda Uno de licitaciones petroleras con su estricto apego a la transparencia –que según el Financial Times era “la iniciativa económica más importante del país desde la firma del TLC”. Palabras mayores.

Y entonces, cuando parecía otra vez que México y su percepción en el extranjero repuntaba y salía nuevamente de las arenas movedizas de la corrupción y la ingobernabilidad, se escapa quien había sido el criminal más buscado hace apenas un año. Es como la aciaga frase de Michael Corleone (y dale con los Corleone), “justo cuando pensé que podía salirme, me jalan otra vez.” Y ahí estamos ahora, revueltos en el mismo fango como diría Gardel.

Por esto mismo el Foro Económico Mundial nos puso el 2014 en el número 140 en materia de crimen organizado, de 144 evaluados. Y Transparencia Internacional, como apuntó Bárbara Anderson, nos califica con 35 puntos de 100 en su índice de Percepción de Corrupción en 2014 –a la par de países como Bolivia y Níger.

El problema sigue siendo nuestro débil y agujerado estado de derecho, que hemos cargado como lastre desde nuestros primeros días de la independencia.  Al parecer hemos llegado, no obstante, a un tiempo en que se exigen responsabilidades. Muchos han gritado ya por la remoción de uno o dos integrantes del gabinete de EPN tras la debacle del penal del Altiplano. Esperemos que “dimitir” deje de ser un nombre foráneo.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/un-estado-de-derecho-en-fuga
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo