Google-play App-store
Monterrey N.L.

Una corte sin cuates

Tierra De Nadie

Por Walid Tijerina


Este año, dos ministros de la Suprema Corte de la Nación llegarán al fin de su mandato: Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza. Y las ansias de los dos principales partidos del país por cubrir esas vacantes ya tiene en el limbo a la autonomía de la Corte. Hace apenas unos meses, la designación como ministro de la SCJN de Eduardo Medina Mora, ex–Embajador ante Estados Unidos y sin carrera dentro del Poder Judicial, causó controversia entre académicos y la sociedad civil. Medina Mora fue, no obstante, el favorito del Presidente y como tal, resultó elegido.

Ahora, las dos vacantes a llenar en la Corte amenazan con ser repartidas entre el PAN y el PRI como si fueran las últimas dos rebanadas de pizza de un domingo de Netflix. Por el lado del PRI, ya han respaldado al actual senador con licencia Raúl Cervantes. Por el lado del PAN, se habla de Santiago Creel o Germán Martínez, ex–presidente del PAN.

Si las cosas siguen este rumbo, cualquier intento de balance entre poderes de nuestro gobierno no será más que una ilusión ingenua. De once ministros de la Corte, tres estarían ya hasta los codos de pintura o compromisos partidistas, arriesgando la autonomía y legitimidad de una institución donde el voto de un solo ministro frecuentemente es decisivo. La Suprema Corte se convertiría así en un brazo operativo más de los legisladores o del Presidente, según sea el caso.

Ante esta situación, un grupo de académicos y miembros de la sociedad civil lanzaron una iniciativa a través de change.org. El nombre de la iniciativa es “Una corte sin cuotas ni cuates” y ya entregaron 45 mil firmas al Presidente Peña Nieto solicitando que las próximas vacantes se llenaran con perfiles de juristas sin antecedentes ni amistades partidistas.

El propio ministro Juan Silva Meza, ex–presidente de la Corte, declaró que de seguir por este rumbo se daría “un retroceso brutal” en el poder judicial, dañando “principios fundamentales” de la Corte como su autonomía y su independencia. Esperemos, por tanto, que el juego de sillas musicales llegue a su fin entre PRI y PAN. Lo que el poder judicial y el país necesitan es, efectivamente, una corte sin cuotas ni cuates.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/una-corte-sin-cuates
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo