Google-play App-store
Monterrey N.L.

Ciudad Mier: tierra quemada

Me invitaron a dar una charla en Ciudad Mier Tamaulipas. El viaje para ese rumbo no es un paseo dominical: abundan los asaltos, los secuestros y levantones. El pueblo entero fue reducido a cenizas hace algunos años. Los muros de adobe y sillar lucen como mapas agujereados. Los peatones son maleantes o fantasmas. O ambas cosas a la vez.

 

De Ciudad Mier, la frontera chica, son mis ancestros. Generaciones de Garza Mascorro merodearon por ahí, entre mezquites y chaparros. Cuando el sol se asoma, deja el suelo como comal. Pero nada quema más que una bala expansiva. Eso le cuentan los que lo han sufrido. Y de milagro sobrevivido.

 

Ciudad Mier es un pueblo fantasma. Hubo un tiempo en que fue comarca próspera, con  camino real, calle empedrada, casas casi todas de sillería y un solo piso. Durante el siglo XIX el transporte de cabotaje cruzaba el río Bravo de Matamoros hasta Mier, una de las mejores aduanas administradas por Santiago Vidaurri, que quiso anexarla a Nuevo León (de hecho se logró algunos meses de 1853 integrándola al partido de Cerralvo, esto por una simple razón: Mier queda a 150 kilómetros de Monterrey y a 400 kilómetros de Victoria). Quién sabe si así nos hubiera ido mejor.

 

El Puerto de Veracruz surtía de mercancía extranjera a la Ciudad de México y Puebla. Tampico en cambio, abastecía a San Luis y Zacatecas. Pero Monterrey se proveía con el puerto de Matamoros, la más próxima puerta al mar de la que se valía Monterrey. Los comerciantes que forjaron Nuevo León levantaban casas aquí y en Matamoros. Allá tenían su solar.

 

Mier formó parte de la Zona Libre que se estableció en Tamaulipas desde 1858, y del arancel Vidaurri, que descontaba en las aduanas norestenses, de Tampico a Piedras Negras, sesenta por ciento respecto a las tarifas que imponía el gobierno federal. Así creció Ciudad Mier y luego se hizo comarca importante. En el siglo XX vino el declive. Y en el siglo XXI la hecatombe. El éxodo de los mierenses fue en caravanas mudas y desoladas. Apenas ahora se está restaurando la vida en aquellos parajes. Quien sabe si vuelva a florecer.


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://panycirco.com/editorial/zona-publica/ciudad-mier-tierra-quemada
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo