Desde el Olimpo

Demanda Karina Barrón atender grave problema de desabasto de agua en el Estado

By marzo 23, 2024abril 4th, 2024No Comments

Demanda Karina Barrón atender grave problema de desabasto de agua en el Estado

En el marco del Día Mundial del Agua y ante el grave problema de escases que se vive el Estado, la candidata al Senado, Karina Barrón demandó a las autoridades estatales trabajar de manera urgente en el tema antes de regresar a la crisis que vivimos en los últimos dos años.

La aspirante de la Coalición PRI-PAN-PRD “Fuerza y Corazón por México”, explicó que, según datos de la Comisión Nacional del Agua, los niveles de los tres embalses siguen presentando disminución en su capacidad de almacenamiento, registrando la Presa de la Boca un nivel de solo un 33.98 por ciento; la Presa Cierro Prieto un 8.88 por ciento; mientras que la Presa el Cuchillo un 39.51 por ciento.

Además, señaló que Nuevo León no cuenta con un sistema de captación del agua, es decir que cuando llueve se capta nada más el 10 por ciento del líquido vital y lo demás se desperdicia.

“Necesitamos traernos buenas prácticas de otros estados, poner un sistema hidráulico de captación de agua. En Coahuila hay una empresa privada que contrato, que tiene más de 20 años que capta hasta el 85 por ciento de agua de lluvia, como es posible que aquí en Nuevo León siendo punta de lanza, no tenemos un sistema como este, se está desperdiciando el 90 por ciento del agua que cae”.

“Mala mente el gobernador y muchos gobiernos prefieren gastar en otras cosas que no sirven a tratar este tema que es muy preocupante, no queremos regresar a la crisis que vivimos el año pasado, las familias duraban semanas sin tener una gota de agua, tenían que almacenarla en recipientes o hacer largas filas para poder agarrar un poquito del líquido, no podemos dejarlos un día más sin este servicio”, sentenció.

Colegio de Historia de la UANL cumple 50 años de vida

El Colegio de Historia de la UANL que dirige el Rector Dr. Santos Guzmán López es un parteaguas de la investigación, análisis y difusión de la historia en el norte del país. Este 2024 cumplió su primer medio siglo de vida académica.

En 1973 la Universidad Autónoma de Nuevo León fundó el Colegio de Historia en las instalaciones de la Facultad de Filosofía y Letras (FFYL).

Este nuevo espacio de generación de conocimiento surgió con el respaldo de dos instituciones de carácter nacional muy importantes: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Así lo recordó la primera coordinadora, Elvia Hernández Flores, oriunda de la ciudad de Tlaxcala y formada en la Facultad de Filosofía y Letras de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

En entrevista con quien en ese momento dirigía la FFYL, la maestra Elvia compartió que tuvo la fortuna de conocer a un grupo de sociólogos, antropólogos e historiadores que venían becados por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Para formalizar el Colegio de Historia en la UANL, Elvira Hernández se apoyó de sus maestros de la UNAM, historiadores de talla internacional como Juan Brom Offenbacher, fundador del Colegio de Historia de la Universidad de Puebla; Arturo Azuela, maestro de la FFYL; Guadalupe Nava, colaboradora del historiador Wigberto Jiménez Moreno, quien la puso en contacto con Enrique Florescano, jefe del Departamento de Investigaciones Históricas del INAH.

Luego de 50 años del Colegio de Historia en la UANL, la maestra Elvia se siente muy emocionada y agradecida por haber enfrentado ese reto que en ese momento le presentó la vida.

Y siguiendo con el tema

Egresados siguen escribiendo la historia del noreste

El maestro Héctor Jaime Treviño Villarreal es integrante de la primera generación del Colegio de Historia y como profesionista sigue dejando huella de su quehacer y la importancia de ejercer esta disciplina en el siglo 21. Actualmente es director del Archivo General del Estado de la Secretaría General de Gobierno del Estado de Nuevo León.

“Desde pequeño me interesó mucho la historia. Aprendí a leer a los cuatro años y medio. Terminé la primaria a los 10 años y medio. Los señores viejos del pueblo me pagaban 20 centavos porque les leyera el periódico El Porvenir.

“Ya era maestro de la Normal Superior de ciencias sociales e impartía geografía, física, geografía humana, historia, técnica de la investigación; y estaba muy ligado a la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística (SNHGE), antes de entrar al Colegio de Historia.

“Lo interesante es que cuando entras al Colegio ya te dan las armas metodológicas para hacer una historia crítica, una historia con fuentes, no solo copiar y pegar. La profesionalización era lo que se necesitaba, historiadores de carrera”, indicó.

El maestro Juan Antonio Vázquez Juárez también es integrante de la primera generación y participante de la jornada “50 aniversario del Colegio de Historia”.

“Tuvimos maestros muy buenos que nos inculcaron la investigación. El maestro Mario Cerutti, con quien empezamos a hacer trabajo de investigación en archivos; el maestro Mario Pérez Delgado, con quien íbamos al Archivo Municipal de Monterrey y el Archivo General del Estado a hacer nuestras primeras investigaciones”, recordó Vázquez Juárez.

VANGUARDIA

Acuíferos de México en números rojos por sequía y consumo indiscriminado

Debido a que la sobreexplotación se ha agravado, pues mientras en 1975 había 32 acuíferos en esta condición, el número subió a 114 el año pasado, 256% más

De acuerdo con datos ambientales y de la Conagua, que se han revelado en el Día Mundial del Agua, los acuíferos que son la principal fuente del líquido que llega a los hogares de México, se encuentran en números rojos debido a la sequía y el consumo indiscriminado.

Debido a que la sobreexplotación se ha agravado, pues mientras en 1975 había 32 acuíferos en esta condición, el número subió a 114 el año pasado, 256% más.

Por lo que casi la mitad de los acuíferos de México está en déficit porque, aunqu tienen líquido, ya está comprometido para cubrir las concesiones otorgadas por el gobierno, lo que se suma a que no existe un volumen de recarga suficiente para compensar el agua que se extrae.

Mientras que a la agricultura se destina casi el 65% del agua superficial (ríos, arroyos y lagos), el abastecimiento público se nutre en casi el 60% de los acuíferos, por lo que la sobreexplotación de estas amenazas directamente el consumo de agua de la población. .

De acuerdo con la Semarnat, en 2003 existían 102 acuíferos sobreexplotados, el 15,6% de los 653 que hay en el país. Para 2023, datos de la Conagua revelan que había 114 en condición de sobreexplotación (17,5%).

Para Rubén Gregorio Muñoz, presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos de la Cámara de Diputados, México sufre una “metástasis hídrica”, es decir, el problema está en todo el país.

La sequía y el consumo indiscriminado han dejado en números negativos los acuíferos de México, principal fuente del agua que llega hasta los hogares del país.

En los últimos 50 años, la sobreexplotación de los acuíferos en México se ha agravado, pues mientras en 1975 había 32 en esta condición, para 2023 el número pasó a 114, lo que representa un incremento de 256%, de acuerdo con datos de las autoridades ambientales y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Aunado a esto, actualmente casi la mitad de los acuíferos del país están en déficit, debido a que, aunque cuentan con líquido, éste ya se encuentra comprometido para cubrir las concesiones otorgadas por el gobierno y no hay un volumen de recarga suficiente para compensar el agua que se extrae.

Mientras que a la agricultura se destina casi el 65% del agua superficial (ríos, arroyos y lagos), el abastecimiento público se nutre en casi el 60% de los acuíferos, por lo que la sobreexplotación de estas amenazas directamente el consumo de agua de la población.

Hoy se conmemora el Día Mundial del Agua, cuya disponibilidad en nuestro país ha bajado de forma drástica. Según datos de Conagua, en 1950 la cantidad de agua renovable promedio anual por persona era de 17 mil 740 metros cúbicos. Para el año 2000, este indicador había descendido a cuatro mil 690 m3, debido, en gran medida, al incremento poblacional, pero también al alto nivel de consumo y falta de políticas de ahorro. En la actualidad, se estiman tres mil 298 m3 de agua disponibles por persona al año, en promedio.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en 2003 existían en México 102 acuíferos sobreexplotados, el 15.6% de los 653 que hay en el país. Para 2023, datos de la Conagua arrojaron que había 114 acuíferos en condición de sobreexplotación (17,5%). A esta situación se suma que 286 del total, un 43.8%, no tenía disponibilidad para extraer más agua de la ya concesionada, ya que ello pondría en peligro el equilibrio de los ecosistemas.

En 2023, siete de los acuíferos sobreexplotados tenían disponibilidad de líquido: Alfredo V. Bonfil, en Baja California Sur; Las Delicias, Coahuila; Laguna de Palomas, Chihuahua; Silao-Romitay Valle de Acámbaro, Guanajuato; Huichapan-Tecozautla, Hidalgo, y Agualeguas-Ramones, en Nuevo León.

A éstos se suman 107 acuíferos sobreexplotados y sin disponibilidad, ubicados en las regiones de Aguas del Valle de México (CDMX y Edomex); las Cuencas Centrales del norte (Coahuila, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas); Lerma-Santiago-Pacífico (Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Edomex, Michoacán. y Querétaro); Noroeste (Sonora); Pacífico Norte (Baja California), y Río Bravo (Coahuila, Chihuahua y Nuevo León).

Además, la Conagua marca 179 acuíferos sin disponibilidad, pero subexplotados, principalmente en las regiones hidrológico-administrativas de Río Bravo, Península de Baja California, Pacífico Norte, Pacífico Sur, Balsas, Cuencas Centrales del Norte, Golfo Centro, Golfo Norte, Lerma- Santiago-Pacífico y Noroeste.

24 HORAS

Austeridad facilitó el aguachicoleo

En medio de la crisis hídrica que afecta al país, el recorte de verificadores de campo en la Comisión Nacional del Agua (Conagua) provocó que se perdiera vigilancia contra la sobreexplotación de concesiones en pozos del país, señala la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

De acuerdo con la Cuenta Pública 2022, el organismo nacional tampoco realizó un análisis de riesgos sobre posibles sitios de extracción de líquido mayor a lo autorizado permitido.

Los datos analizados por la ASF indican que en 2013, en el anterior sexenio, se realizaron 10 mil visitas de inspección programadas a pozos, cuencas y otras concesiones de explotación, mientras que en 2022 solo hubo 3 mil.

A su vez, las visitas extraordinarias a concesionarios de aguas nacionales pasaron de 8 mil 547 a mil 800, lo que significa que se perdió la oportunidad de verificar si los usuarios extraen el líquido de manera legal o se llevan más de lo permitido.

Otra de las estadísticas es que en 2012 había 324 inspectores encargados de vigilar el aprovechamiento correcto de 300 mil concesionarios de aguas, mientras que en la 4T bajó a 142 personas, es decir, un recorte del 55% de los funcionarios encargados de frenar la sobreexplotación hídrica.

El desplome de 55.9% en el grupo de ese tipo de funcionarios impactó en “la disminución de las acciones de verificación, inspección y comprobación del cumplimiento de las obligaciones previstas en la Ley de Aguas Nacionales”.

Una de las conclusiones de la Auditoría es que “los resultados muestran la reducción en la capacidad de la Conagua para verificar e inspeccionar que los concesionarios cumplan con el mandato de ley referente a no explotar, usar, aprovechar o descargar volúmenes mayores a los autorizados en los títulos de concesión”.

También se desplomaron las acciones de verificaciones e identificación de “usuarios que explotan, usan y aprovechan las aguas nacionales sin contar con título de concesión o asignación, usuarios con presuntas faltas a las leyes e identificar el número de aprovechamientos que cuentan con medidor o dispositivos para la medición no automatizada”.

La Auditoría Superior de la Federación determinó que “en los Programas de medición, la Conagua no sustentó que, en 2022, formuló ni ejecutó un programa de medición con el fin de revisar que la extracción, explotación, uso y aprovechamiento de las aguas nacionales, por parte de los concesionarios y asignatarios, se realizó conforme a los volúmenes, caudales y usos específicos establecidos en las concesiones”.

Además de las inspecciones físicas en los sitios de explotación hídrica, la Conagua informó que cuenta con otros mecanismos que son “mediante la lectura y verificación del funcionamiento de los medidores, lo que se denomina medición directa, y con la estimación de volúmenes de usuarios agrícolas y pecuarios, lo que es catalogado como indirecto”.

Sin embargo, la ASF descubrió que solo el 0.1% de concesionarios de aguas nacionales cuentan con un medidor automatizado para verificar cuánto volumen de agua consumen, pues de las 310 mil 298 concesiones, sólo 271 tienen 804 de esos instrumentos.

Además, otros 2 mil 37 aprovechamientos de líquido cuentan un dispositivo no automatizado para monitorear la explotación del líquido, por lo que la Auditoría concluyó que el organismo federal no contó con “la información acumulada del número total de aprovechamientos establecidos en los títulos de concesión y asignación que, a 2022, contaron con medidores de agua instalados para efectuar la medición directa”.

Respecto a la medición automatizada, la ASF indica que a 31 años de que entrara en vigor la Ley de Aguas Nacionales, que contempló la instalación de ese tipo de instrumentos para verificar que la explotación del líquido sea conforme a los volúmenes autorizados, no existen avances, por lo que se carece de una gestión integral del recurso hídrico.

Otra de las alertas es en cuanto al Sistema de Medición y Registro de volúmenes de aguas nacionales, extraídos, usados o aprovechados, debido a que “la Comisión no acreditó que se concretara el acceso de la Gerencia de Inspección y Medición… limitó el avance en operar un sistema de medición y registro de volúmenes de aguas nacionales, extraídos, usados o aprovechados”.

Respecto a las sanciones a concesionarios de aguas nacionales, éstas también se desplomaron 66.6% en el Gobierno de la autoproclamada Cuarta Transformación. La ASF resalta que en 2012 se abrieron 3 mil 617 expedientes por irregularidades en el manejo hídrico, mientras que en 2022 fueron solo mil 207, y uno de los datos de la Auditoría es que en los años anteriores, las visitas de verificación en campo eran el principal insumo para abrir procedimientos administrativos por el mal uso de las aguas nacionales.

Sobre los avances en las estrategias y acciones para atender la sobreexplotación, “la Comisión no sustentó los avances en la atención de las acciones puntuales para establecer programas de colaboración para el rescate de cuencas y acuíferos sobreexplotados y establecer acciones de vigilancia y control en acuíferos y cuencas sobreexplotadas o de atención prioritaria por contaminación.

GACETA UNAM

La UNAM no le quita la vista al Sol y a sus tormentas ni por un segundo

El astro tiene un ciclo de actividad que dura aproximadamente 11 años, tiempo en el que pasa de estar prácticamente dormido, con una superficie lisa y amarilla, a tener un grupo de manchas solares, regiones oscuras en su superficie, que significan que ha entrado en actividad, y comienzan a producirse las tormentas solares: Juan Américo González Esparza, del Servicio de Clima Espacial del IGf

En el Servicio de Clima Espacial del Instituto de Geofísica (IGf ) de la UNAM tienen como parte de sus misiones monitorear de manera permanente el estado del Sol, la posible ocurrencia de tormentas solares y los efectos que éstas pueden causar en el entorno espacial de la Tierra.

“Un parámetro fundamental para monitorear el Sol –así como los sismólogos y los vulcanólogos usan sismógrafos para detectar sismos y erupciones volcánicas– son las manchas en la superficie del astro que aumentan la probabilidad de que ocurran tormentas solares, y nos pone en estado de alerta para estar midiendo todas las perturbaciones que ocurren”, explicó Juan Américo González Esparza, investigador responsable del Servicio de Clima Espacial del IGf, con sede en el campus Morelia de esta casa de estudios.

Entre 2024 y 2025 puede ocurrir una intensa tormenta solar capaz de afectar los equipos satelitales y de telecomunicaciones que orbitan la Tierra, por lo que todos los países se preparan con protocolos específicos, pues se trata de un evento natural con efectos globales, alertó el científico.

“El Sol tiene un ciclo de actividad que dura aproximadamente 11 años, tiempo en el que pasa de estar prácticamente dormido, con una superficie lisa y amarilla, a tener un grupo de manchas solares, regiones oscuras en su superficie que significan que ha entrado en actividad, y comienzan a producirse las tormentas solares”, aclaró.

El más reciente mínimo de actividad solar, cuando estuvo dormido, ocurrió en diciembre de 2019, y a partir de enero de 2020 inició el ciclo solar número 25, el cual gradualmente ha venido incrementando la actividad. “El máximo se espera que ocurra entre el 2024 y 2025”, afirmó.

Así que México y todos los países deben estar preparados con protocolos especiales, pues estas tormentas dañan los equipos de telecomunicaciones, los satélites en órbita, las redes eléctricas, los sistemas de posicionamiento global (GP) y hasta los servicios aéreos, advirtió González Esparza.

Y siguiendo con el tema

Vulnerabilidad

Las tormentas solares son un fenómeno natural que no se puede predecir cuándo ocurrirán, así que los científicos deben vigilar al Sol todo el tiempo. “Es uno de los objetivos del Servicio de Clima Espacial del IGf”, señaló el científico.

Asimismo, recalcó que las tormentas solares producen perturbaciones en el entorno espacial de la Tierra y afectan sistemas tecnológicos estratégicos como satélites, telecomunicaciones, sistemas de posicionamiento global (GPS), navegación aérea y las redes de generación y distribución de energía eléctrica.

“Todos estos sistemas tecnológicos son vulnerables a los efectos de las tormentas solares en el entorno cercano de la Tierra. Históricamente, hemos tenido eventos severos en el Sol que han ocasionado fallas en satélites y telecomunicaciones, apagones en algunas regiones del planeta, pero aún no hemos vivido una tormenta solar extrema en la historia reciente del planeta”, advirtió el universitario.

Recordó que la tormenta solar severa más reciente sucedió en el siglo XIX. “Se conoció como el evento Carrington; ocurrió el 1 de septiembre de 1859 cuando una gigantesca explosión en el Sol hizo un estallido de luz y generó una afectación en la red de telégrafos de todo el mundo. Entonces una aurora polar cubrió todo el planeta y se vio incluso en México; fue observada desde el Palacio de Minería por el entonces director de la Escuela de Minas, Joaquín Velázquez de León, durante una observación astronómica en la que el cielo se cubrió de rojo”, comentó.

El físico advirtió que entonces no había satélites, internet, computadoras, teléfonos celulares, banca electrónica ni redes de energía eléctrica. “Por eso sólo se afectaron los telégrafos, pero hoy en día un evento Carrington produciría efectos catastróficos y los equipos tecnológicos en órbita estarían colapsando”, alertó.

Por esa razón, en 2014 se modificó la Ley General de Protección Civil en México y se incluyeron las tormentas solares como uno de los fenómenos naturales que se tienen que monitorear por el Sistema Nacional de Protección Civil.

“En este caso, el Servicio de Clima Espacial del Instituto de Geofísica es el que proporciona el alertamiento y monitoreo de estos eventos para el Sistema Nacional de Protección Civil. Es un área estratégica como los Servicios Sismológico o Mareográfico nacionales, pero a nivel global”, indicó.

González Esparza subrayó que, ante ese panorama, el país debe prepararse con una gestión integral de riesgos que incluya a las tormentas solares.

Por ello, la UNAM trabaja desde el 2015 en conjunto con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) y la Agencia Espacial Mexicana en el desarrollo de políticas públicas encaminadas a incrementar la resiliencia de la nación ante las tormentas solares.

Se llama Grupo de Clima Espacial en México y han desarrollado un sistema de alerta temprana que ofrece el servicio para el CENAPRED, y también están generando una guía de reacción que publicará el Sistema Nacional de Protección Civil, en el que hay un protocolo del gobierno para alertar y prevenir a los agentes responsables de estos sistemas tecnológicos (Comisión Federal de Electricidad, Instituto Federal de Telecomunicaciones, fuerzas armadas, entre otros) con el objetivo de que implementen medidas de protección para los sistemas tecnológicos estratégicos, como interrupción de funciones y apagones parciales.

Para reducir fallas en un mundo hipertecnologizado, el científico consideró que todos los países deben desarrollar protocolos para proteger equipos satelitales y de telecomunicaciones que orbitan la Tierra, pues la afectación de una tormenta solar sería global, finalizó.

Y como siempre al pueblo pan y circo, o usted ¿Qué opina?

Este medio es un foro abierto para toda persona que desee expresar algo que le interesa o que le afecte, por lo que los espacios están abiertos para todos. Lo invito a opinar y a dar su punto de vista.

Esta columna intenta brindar noticias actuales y exclusivas. Nuestras fuentes o nuestra certeza a la hora de hacer predicciones políticas no se basan más que en la experiencia de quienes la escriben. Nuestras notas pueden encontrarlas poco después de la medianoche, hora a la que hacemos nuestro cierre, y así, corroborar que trabajamos arduamente para brindarles la mejor información.