El Taco H

El Taco-H y el Clásico

By abril 5, 2024No Comments

Como héroe y Taco-H que soy y con eso de que el próximo 13 de abril se llevará a cabo el Clásico Norteño entre los Rayados del Monterrey y los Tigres de la UANL me di a la tarea de ir con Directivos, Entrenadores, Jugadores y Afición pues pa’ver si podía hacer negocio y así ayudar a los ciudadanos los más perjudicados.

Por lo que primero que todo fui a ofrecerle a Tano Ortiz director técnico del Monterrey una brújula marca Taco-H pa´localizar la gallina negra antes de que empiece el partido y que se me puso medio loco diciendo que el no cree en lo de la gallina negra y que ellos van a ganar y termino diciéndome “Los Tigres tienen miedo”, “Los Tigres tiene miedo”

Por lo que mejor me fui a buscar a Robert Dante Siboldi el director técnico de los Tigres pa’ofrecerle una Taco-Camiseta conmemorativa con logos de los Tigres de todos los años, y que me empieza a decir que como pa’que el querría una camiseta así, que él hasta el momento solo ha ganado un campeonato y me dejo hablando solo y con cara de ¿What?, porque no sé qué me quiso decir, mínimo me esperaba una mentada de mad…..e.

En fin, mejor me fui a buscar a Gigñac pa´ofrecerle un juego didáctico que traigo muy bueno, que consiste en practicar el tiro al blanco, pa’que ya no las falle tanto, y que se me puso bien loquillo hablándome en francés que si Gui Gui y pues yo le dije no que ya te naturalizaste mexicano pa’que me hablas en francés y que se enoja y dije patas pa’que son.

Por lo que mejor me fui a buscar por separado a los Libres y Locos y a la Adicción y les ofrecí unas Gorras de cartón pa´que les salgan más económicas pero que son bien resistentes porque están hechas con cartón de tapa de huevo pa’los Libres y Locos pintadas de amarillo y pa’ la Adicción pintadas de azul y que me empiezan a gritar que no que pa’empezar ellos traen sus gorras originales, pero que si tenía algunos churrito que eso si con mucho gusto los compraban, y de inmediato les dije que si que de que los querían si churros normales solo con azúcar, o churros rellenos de cajeta y mermelada, y que me dicen que de esos churros no que de los de hierva verde de los que dan risa y por supuesto que de inmediato me súper ofendí porque pa’nada mis tacoaches ni yo hacemos esos churritos.

Y pues ya por último me fui a buscar a Mauricio Culebro presidente de los Tigres pa’pedirle su autorización de hacer mi luchita en el juego, y pues de plano me dijo que él no tenía nada que ver con el BBVA, que lo busque cuando el clásico sea en el Volcán, y que como quiera me va a decir que no (que chistosito), que mejor me fuera a buscarle por el otro lado.

Por lo que de inmediato dirigí mis pasos a buscar a Manuel Filizola Flores el de los Rayados pa’ver si el me permitía hacer mi luchita a la hora del juego, y pues el muy amablemente me recibió súper contento porque está muy seguro que van a ganar este clásico, y me dice que en que me podía servir, que si era pa’que me regalara boletos que desde ese momento me decía rotundamente que no, a lo cual yo le dije que no, que iba a ver si me me autorizaba a vender algunos artículos en el estadio a la hora del juego, y me pregunto que como que artículos serían y pues yo le dije que quería ofrecer  abanicos y gorras de cartón pa’mitigar los rayos del sol y el calorón y que me dice que pa’empezar no va a haber sol porque el partido es en la noche y entonces que le digo que si me pudiera dar autorización pa’vender unos Taco-Tachones alusivos a cada uno de los equipos los que tiene cinta de aislar son pa’los Rayados y los que tienen cinta canela son pa’los Tigres por eso de los colores, y como que le vi cara de que me iba a decir que no otra vez, pues me adelante diciéndole que también quería pedirle permiso de poner afuera del estadio un puesto de carne asada, salchichas, quesadillas y que sería fabuloso que también pudiera vender cheve que obviamente se la compraría a cervecería, y que me dice que te pasa Taco-H como se te ocurre querer vender esas cosas en nuestro Súper Estadio aquí nomas vendemos cosas buenas, y para colmo  quieres poner un puesto de fritanga afuera si aquí tenemos muchos restaurantes y  le dije que no era fritanga que era carne asada, y pues sucedió lo que pensé que sucedería termino diciéndome sácate de aquí.

Por lo que sumamente aguitado, cansado y sin ilusiones mejor decidí dirigirme a mi cantón, pero antes le hablé a mi Taco-H pa’que regresara toda la carne que les había pedido prestada a sus comadres porque pues el negocio de plano no se hizo, así que ahí nos vemos hasta la próxima.