Gregorio Martínez con Pan y Circo

Tensión en Medio Oriente

By abril 15, 2024No Comments

PAN Y CIRCO – Opinión Editorial

Durante los últimos días, la tensión en Medio Oriente escaló de manera exponencial… y con ello ha crecido la preocupación en el mundo entero, ante este grave panorama, de pronóstico reservado.

Irán lanzó la noche del sábado 13 de abril más de 350 proyectiles contra objetivos en Israel. Se trata del mayor ataque con drones de la historia.  Fueron al menos 170.  Además hubo misiles balísticos y misiles de crucero.  Se dijo que el 99 por ciento de los proyectiles fue derribado antes de alcanzar sus objetivos.  Una niña de siete años resultó herida de gravedad.

Este ha sido el primer ataque directo de Irán a Israel cuando llevan décadas de enfrentamiento… Un conflicto que cruzó un punto de no retorno cuando Israel atacó el consulado de Irán en Damasco, capital de Siria, el pasado 1 de abril, donde murieron altos mandos militares.

Ese día Israel técnicamente atacó territorio de Irán, a quien considera cerebro y financiador de aquella ofensiva perpetrada por Hamás el 7 de octubre de 2023, a la cual el gobierno de Benjamín Netanyahu respondió de inmediato sobre la Franja de Gaza, provocando, al día de hoy, la pérdida de miles de vidas y una crisis humanitaria que se prolongará durante años.

El ataque directo desde territorio iraní contra Israel es un grave salto hacia un escenario de guerra regional que debe ser evitada a toda costa.

La comunidad internacional —cuyas principales democracias han condenado la agresión— han dialogado y hacen gestiones para frenar la espiral de acción y reacción, en la que se encuentran Israel e Irán, cuyo resultado sería una guerra de consecuencias globales.

No perdamos de vista el papel crucial de Irán en Medio Oriente, no sólo como una potencia nuclear sino también como un actor geopolítico clave, cuya ubicación estratégica lo coloca en el centro de las rutas comerciales de petróleo.  Este ataque tiene el potencial de afectar los precios de los alimentos y la energía a nivel internacional.

Ahora bien, la amenaza de que estalle una guerra abierta entre Irán e Israel y arrastre a Estados Unidos ha puesto en alerta al mundo entero.

Ayuda mucho saber que Estados Unidos decidió no participar en una contraofensiva, en caso de que Israel decida tomar represalias contra Irán.

Los líderes de potencias mundiales del G7, integrado por Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón, junto con representantes de países árabes, han hecho un llamado a la moderación para evitar una mayor escalada.

Aunque expresaron su apoyo a Israel y condenaron de manera unánime el ataque sin precedentes perpetrado por Irán, afirmaron su compromiso con la seguridad.

Su recomendación ha sido una desescalada, comenzando con un “cese al fuego inmediato” por parte de Israel en la Franja de Gaza, lo que podría marcar la diferencia.

El conflicto está lejos de resolverse.

Vivimos días cruciales para evitar una guerra regional que tendría repercusiones globales inmediatas.

La paz del mundo y la seguridad de la humanidad penden de un hilo.