Luis Padua con Pan y Circo

Caso Peak: Qué fácil nos engañan

By abril 23, 2024No Comments

PAN Y CIRCO – Opinión Editorial

De verdad que, aunque vivimos en una era absolutamente digital, somos seres altamente informados y contamos con herramientas de búsqueda y verificación a nuestra disposición y en nuestras manos, seguimos siendo altamente vulnerables a los engaños.

El ejemplo más reciente, burdo y doloroso, es el fraude millonario cometido por dos muchachitos sampetrinos que crearon una empresa de asesoría en inversiones llamada “Grupo Peak” y con la cual se ‘bailaron’ a decenas de amigos, conocidos o vecinos de San Pedro, atrayéndolos con la carnada del dinero fácil, un anhelo, tristemente, muy sampetrino también.

Quizá es que pese a todos los avances tecnológicos, aún somos muy inocentes. Lo que me sorprende es que los sampetrinos están entre los mexicanos más “educados”, informados, preparados en carísimas universidades, rodeados de personas que “saben de mundo”, pensaría uno. Pero aún así, cayeron.

Incluso, podríamos pensar que hoy los seres humanos más vulnerables que nunca, por el bombardeo confuso de información, mensajes y datos que nos llegan por decenas de canales a la vez, como si navegáramos -más que en el pasado- en un mar de incertidumbre, donde todo nos aparece muy rápido y, aunque hemos desarrollado cierta incredulidad y cierto poder de duda, basta con que nos digan las cosas mediante voceros millenials que conectan con los jóvenes con los estilos y formatos que ya conocen, para que la gente caiga.

Los creadores de Grupo Peak, dos recién egresados de la UDEM de nombre Arturo González Cantú y Víctor Hugo Sepúlveda, convencieron a una cantidad enorme de jóvenes adinerados de San Pedro y de Monterrey de depositar cantidades altísimas de dinero -algunos de ellos varios milloncitos- en supuestos instrumentos de inversión que les darían rendimientos de más de 2% ¡mensuales!… ¿Qué instrumentos financieros pueden dar tanto dinero y aún así ser seguros?… Pero bueno, el canto de las sirenas del dinero es poderoso… y peligroso.

Tan peligroso es, que los inversionistas no se cercioraron siquiera en torno a dónde se invertía su dinero y qué certificados se compraban. Relatan algunos afectados que ni siquieran les daban estos certificados. Claro, qué cómodo es pensar que la empresa se va a encargar de multiplicar mi dinero mientras yo me olvido.

Ah, pero Grupo Peak súbitamente se declaró en concurso mercantil y potencial quiebra. Y ahora los fundadores, ooobviamente, están desaparecidos. Y con ellos, unos 800 millones de pesos.

Somos muy inocentes, somos vulnerables, cuando nos hablan bonito, cuando cumplen ciertos “cánones”, cuando se nos presentan con un sitio web que cumple nuestras expectativas, con una oficina en Gómez Morín cerca de Chipinque, con el título universitario de la UDEM y con ser amigos de los amigos de los más ricos. Pero todo es una ilusión, fabricada para la transa.

Pero, triste vida y triste futuro les espera a estos dos muchachos. Por más que disfruten sus millones, el no poder regresar a su tierra, el descrédito eterno de ellos y de sus familias, es algo que nunca se recuperará con dinero. También ellos mismos son víctimas de un engaño mayor: el engaño y las ilusiones del mundo material efímero. Ellos descubrirán, en su momento, su propia auto estafa. Triste realidad la de estos tiempos.