Félix Cortés Camarillo para Pan y Circo

Las habas son un platillo popular mundialmente: en todas partes se cuecen.

El próximo lunes España se enterará de la decisión del presidente de su gobierno, Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español, dimite o no a su cargo. El joven mandatario se fijó el miércoles un plazo de cinco días para meditar su decisión, provocada por las acusaciones de tráfico de influencias y corrupción, radicadas en el juzgado 41 de Madrid en contra de Begoña Gómez Fernández, mujer de 49 años graduada en marketing y que es esposa del presidente Sánchez. Ambos son padres de dos hijas de 17 y 19 años de las que no se dispone de fotografías publicas por decisión de sus padres.

«Soy un hombre profundamente enamorado de mi mujer, que vive con impotencia el fango que sobre ella esparcen un día, y día también» dijo Sánchez al anunciar su intención. Begoña, desde hace 25 años se dedica a dar servicios de asesoría a entidades y negocios: uno de sus clientes es Amnistía Internacional. La demanda se refiere a que una señora Begoña Gómez había recibido del gobierno un subsidio, y que el gobierno había ocultado el asunto. Ahora ha resultado que es otra mujer que comparte el nombre y primer apellido de la esposa de Sánchez, pero que es una empresaria de Cantabria y no tiene nada que ver con su homónima.

La causa judicial se inició por denuncia de una entidad de extrema derecha que se hace llamar sindicato Manos Limpias, y que maneja un activista de nombre Miguel Bernard, que no es la primera vez que actúa así. Resulta que un periódico digital español que se llama The Objective, publicó la nota, a pesar de saber que las mencionadas eran dos personas distintas. La publicación fue rebotada por Telemadrid, televisora oficial que maneja la presidente de la comunidad madrileña, Isabel Díaz-Ayusso, acérrima enemiga política de Sánchez al que ha llegado a llamar «hijo de puta». The Objective nunca se retractó; Telemadrid sí lo hizo. Decíamos que en todas partes se cuecen habas. El mismo Miguel Bernard acaba de confesar que «probablemente» los datos de la historia periodística no fueran del todo ciertos.

Los españoles saben que el lunes Sánchez no va a renunciar.

La Fiscalía General del país se ha pronunciado a favor de archivar el caso, por la fragilidad insostenible del origen de la demanda. Por otro lado, Sánchez podría acudir a un recurso escénico muy efectivo y políticamente conveniente: solicitarle al Parlamento un voto de confianza que desde hoy tiene garantizado de recibir, y que le afianzaría en el poder frente a las elecciones en Catalunya la semana que viene. En medio del escándalo, no solamente los socialistas sino incluso partidos que no están en favor de Sánchez han expresado solidaridad con su mujer. Un buen gambito de Dama.

A todas esas luces, se me antoja que Pedro Sánchez aprovechó la magnífica oportunidad que la ultraderecha le dio, para simular una instancia de autogolpe, para salir más favorecido. Acuérdense de las habas. Y de los tiempos electorales.

PARA LA MAÑANERA (porque no me dejan entrar sin tapabocas) : Vade retro domine. la gira del adiós del presidente López, en la que se iba a despedir de todos los mexicanos, pueblo por pueblo, no se hará. Lopitos va a lo suyo: dos grandes concentraciones en el Zócalo repleto, especialmente el 15 de septiembre. Eso sí, mañanera de lunes a viernes, hasta el 30 de septiembre, faltaba más.