Minuto

El acólito enseñando al obispo

By mayo 8, 2024No Comments

Minuto

CHAVA PORTILLO

Aunque no es una verdad sine qua non, que el viejo sabe siempre más que el bisoño, no se puede apartar la filosofía universal que difícilmente un hijo puede enseñar a su padre hacer críos.     Tenemos la no muy grata experiencia que los políticos inexpertos a los que les brindamos la confianza de manejar nuestro futuro, los resultados han sido desastrosos, el caso de Samuel mentiroso-mentiroso, su compadre Donaldín y los demás jóvenes que arribaron a la oportunidad de dedicarse a la política por aventura, distracción o con la creencia -lo expresó Sami- de que era muy fácil gobernar.

Pudieran existir garbanzos de libra, pero hasta ahorita, no es el caso.    En el debate por la alcaldía de San Pedro, las jovencitas Vivianne Clariond, Lorenia Canavati y Paulina Flores se enfrentaban a Mauricio Fernández, que podrá ser antipático, arrogante y difícil de tolerar por su indiscutible y saludable fortuna personal que lo convierte en soberbio y altivo, pero no se puede negar que cuenta con experiencia de sobra en la administración de una comuna.

Tal vez podríamos asegurar que las chicas Clariond y Canavati tienen algo en el morral, pero la niña Paulina Flores causa la impresión que no sabe si salir a comprar un Nintendo o cambiarse de zapatos.

En el mismo momento en que se desarrollaba el encuentro, en la arena juvenil del prestigiado Tecnológico de Monterrey el alumnado recibía a Jorge Álvarez Máynez tristemente candidato a la presidencia de la nación, chavito zacatecano, formado en Jalisco que por coincidencia absurda heredaba la importante misión que habían conferido a un irresponsable gobernador de Nuevo León que al rendir protesta y portar el Bando Solemne gritó a los cuatro vientos que nunca haría lo que su antecesor Jaime Rodríguez El Bronco de abandonar el barco por buscar nuevos horizontes.

Al pobre soñador naranja lo traían los estudiantes del TEC como canica en lavamanos haciendo evidente que los zapatos de candidato, están demasiado grandes y hasta se le borró la sonrisa de estúpido que mostró como etiqueta en el primer debate con Xóchitl y Claudia.

Suponer que los jóvenes sufragarán por Álvarez porque se identifican por ser chavo es un cuento de hadas, tienen pocos años, no los rebasa la pendejez y más bien me inclinaría a que votarían por conmiseración, no porque los haya convencido de sus ilusiones, que son las mismas que Samuelito el mentiroso expuso en su momento.

Ahora sí, una de las candidatas logrará aparecer en los medios, pero no por su diáfana muestra de capacidad, sino por la demanda que, obvio, presentaría el Tío Mau por haberlo difamado y calumniado de estar ligado a los grupos delincuenciales y pactar con el crimen organizado.     Esto no es un juego y no se puede atrever a señalar que Mauricio está involucrado con la mafia porque dicen que se escuchó que existe una grabación donde el ex alcalde interactuaba con los delincuentes.

Eso le va a suceder a Samuel el mentiroso después de tanta mentira y marrullería que ha dejado sentir imaginando que no le sucederá nada porque es gobernador, tanto va el cántaro al agua…hasta que se rompe.     La pobre muchachita Canavati enseñó su inmadurez y le puedo asegurar que no le irá nada bien, porque uno de los consejos que brinda El Arte de la Guerra, primero es observar con quién te vas a enfrentar para saber si le entras…o mejor corres.                                  minutochavaportillo@gmail.com