Minuto

La gran decepción del sexenio

By mayo 31, 2024No Comments

Minuto

CHAVA PORTILLO

Podría señalar incontables e infinitos problemas, obras y proyectos fallidos, equivocados, fatales que encaminaron la nave como país a un paso del abismo perdiendo todo lo ganado por espacio de muchos años, de gobiernos que creíamos decepcionantes y que hoy, palidecen ante la tragedia que, como nación, nos está entregando López, el peor presidente que ha mancillado la silla mayor.

Cierto es que la carga hace andar al burro y si nos exigiéramos como críticos de este gobierno repartiendo culpas tendríamos que empezar por la SEDENA que si bien es cierto los soldados se han distinguido por solemnidad y obediencia, también son parte de la historia como leales que jamás perdonarían que traicionaran a la patria y los militares por conveniencia, bajaron la cabeza y perdieron la vergüenza, eso sí, con los bolsillos repletos de dinero.

Los malos milites antaño fueron la excepción, hoy tristemente se convirtieron en la regla.    Tuve el gusto y el honor hace medio siglo de tratar fraternalmente a gallos de primer orden como el general Mario Ayón, excelente hombre de a caballo y mejor ser humano, luego a Mauro Delgado y su compañero inseparable Jorge Maldonado Vega, emparentado con Javier del Real Magallanes de Tlaltenango Zacatecas.  Y qué me pueden decir del Q.´. .H´. Ernesto Landín Mijares que conocí como coronel y murió como todo un general llevándose con él, todas sus andanzas, hazañas y fantásticos pasajes cuando puso su sello de oro en Nuevo León como director de seguridad pública.

Poco después, aunque con menor intensidad, Guillermo Moreno Serrano y Cuauhtémoc Antúnez en el gobierno de El Bronco, pero todos ellos con la etiqueta de militares serios, de carrera con prosapia, barba y bigote, dispuestos a perder la vida si un pelafustán quisiera mancillar la patria.       Ojalá que esa mala imagen que ha creado López de soldados manejando aduanas, bancos, puertos marítimos, trenes, constructoras, organismos, fábricas, aeropuertos y todo lo que imagine, regresen a los cuarteles para estar pendientes de nuestra soberanía 

Estamos a días de llegar a la cita con el destino que puede convertirse en fatal.   Refiriendo la máxima de Carlos Marín, es una elección para votar por Xóchitl Gálvez, porque si llegaran a votar por la judía que no me atrevo a pronunciar su nombre, sería la re-elección del repito, peor presidente de México en los zapatos de la señora con la continuidad de los programas fracasados.

No queremos mega farmacias, deseamos regrese el Seguro Popular, queremos que eduquen a nuestros hijos y los enseñen, no que los adoctrinen, sembrando en sus cabezas semillas del Marxismo; queremos oportunidades de trabajo, no limosnas de bienestar cada dos meses para hacer más huevones a los buscaban trabajo, deseamos que no les den abrazos a los delincuentes, queremos que los metan a la cárcel y si no hay de otra, los maten.

Añoramos que ya no exista violencia como la que hay en las calles a toda hora, como la ejecución del candidato en Coyuca de Benítez que con todo y que lo “protegían” guachos de la Guardia Nacional, lo ejecutaron delante de todos, para que vean, de qué color pinta el morado de Morena.         Queremos que vuelvan las instituciones que desaparecieron y que nuestra bandera ondeé en el zócalo siempre, no cuando se le hinche la gana al faraón porque amaneció de malas.

Queremos seguir siendo buenos vecinos, pero no regalándole la luz a Belice cuando los Yucatecos carecen de ella.               Queremos el México que teníamos, no pedimos más.   Sal a votar con la ilusión de que esto, se puede rescatar si votamos por Xóchitl.

minutochavaportillo@gmail.com