Minuto

Violencia que aterra

By febrero 14, 2024No Comments

Minuto

CHAVA PORTILLO

Las escenas de ayer en la puerta de la discoteca “Bar Hope 52” en el meritito Villahermosa Tabasco, donde un chavo de sombrero negro muy salsa, tratando de amedrentar a unos guardias que no les permitían la entrada tiró unos balazos al aire; es asesinado y rematado en el suelo, solamente nos muestra de que tamaño es la violencia en nuestro país.

Poca importancia tiene que la víctima fuera el hijo de la lideresa sindical del ISSSTE de Tabasco Teresa García muy cercana a la extravagante Layda Sansores gobernadora y payasita del presidente López, que para que no fallara con la costumbre ancestral de los líderes que andaban siempre armados, el muchachito Luis Javier Domínguez portaba invariablemente una escuadra 9mm para lo que pudiera ofrecerse, pero nunca recordó la cita campirana que para los toros del Jaral, los caballos de allá mesmo y cuando sacó su arma para asustar a la muerte, ésta se le adelantó y hoy es parte de la estadística.

Hoy tocó el turno a Tabasco y ayer a Zacatecas donde dos familiares del cacique Ricardo Monreal y David su hermano gobernador pagaron con su vida la terca asociación con el crimen y su estúpido programa fallido de abrazos, no balazos que ha cobrado más vidas que la criticada acción de Felipe Calderón y el golden boy Peña Nieto.

Esta misma semana que terminó, un periodista sufrió un atentado donde falleció su chofer y aún no sabe si cambiarse de casa, colonia o país porque está amenazado de muerte.      La cifra de los asesinados sigue en aumento y la violencia que antes era fenómeno social exclusivo de Tamaulipas, hoy sucede en Guanajuato, Michoacán, Colima, Zacatecas, Veracruz; en pocas palabras, en todo el país con honrosas excepciones, aunque siga diciendo López que tiene otros datos.

La nueva modalidad, son los muertos en las carreteras a los operadores de tráileres que son robados, secuestrados, masacrados y ejecutados antes de robarle la carga, misma que se venderá en los puestos de Tepito en la misma CDMX ante la inoperancia y despiste de las policías, sobre todo de la Guardia Nacional.

No existe seguridad alguna, comerciantes, ricos, modestos trabajadores, camiones, bancos, restaurantes, discotecas, alcaldías y hogares de todo tipo hay violencia y robo amén de secuestros y asesinatos mientras el loquito de palacio nacional sigue con su testarudez de ofrendar todo a los soldados que como acertadamente declaró Carlos Slim, es un exceso, entercado de hacerlos empresarios cuando lo único que medianamente saben hacer es atender ordenes, vigilar y desfilar el 16 de septiembre.

Con las reformas constitucionales enviadas y donde es evidente que se le hizo bolas el engrudo, existe un apartado de darle más dinero a los jubilados como medida de ganarse el voto del pueblo bueno y sabio.   A pregunta expresa que de dónde sacará el dinero para tapar esa noria monumental, dijo: de las ganancias que tendrán las empresas que administran los soldaditos, que suena a risa loca, porque todos están en números rojos, dicho por el magante Slim.  Los militares que no saben hacer nada, sólo obedecer, tendrán que decir, “ya quisiera el maiz pa mí, no pa los marranos”  

 minutochavaportillo@gmail.com