Minuto

Lo que el viento se llevó

By marzo 14, 2024No Comments

Minuto

CHAVA PORTILLO

Dicen que los niños hablan de lo que hacen, los viejos de lo que hicimos, los pendejos de lo quieren hacer; si consultamos al padre cronos podríamos darnos cuenta que Luisín Donaldín Colosín no es un bebé como tampoco lo etiquetamos como un anciano, solo quedaría la otra clasificación que hizo famosa el “maistro” Torres.

El pobre chamaco que no ha podido sobreponerse a la carga de llevar el nombre de su padre, ha dejado la alcaldía regia chapulienando en busca de ser Senador de la república sin otro merecimiento que llamarse como el asesinado en Lomas taurinas cuando estaba a punto de ser presidente.   Me causa mucha pena el insípido jovencito que lo traté siendo diputado local y en verdad no me gustó ni pa mucho, ni pa poco, sin la intención de ofender, suele decir el presidente López.

Pero vayamos más allá.       Luisín en su labor de presidente municipal se puede ir al cielo, porque no hizo nada.     Un desgobierno total edulcorado con un gabinete Montessori donde todos hacen lo que se les viene en gana sobresaliendo que la mayoría de los funcionarios no tienen ni idea, experiencia, ni vocación de servicio.      Un “selecto” ramillete de improvisados jóvenes tratando emular al equipo de su compadre Samuel al que le acaban de descubrir una serie de latrocinios que ya antes habían descubierto a Glen Villarreal abusivo y deshonesto secretario del partido naranja, hoy cínico aspirante a diputado local avalado por su gran amigo mentiroso-mentiroso, flamante gobernador como capitán de los bandidos.

¿Qué ha hecho Donaldín aparte de soportar a mentiroso?    Quizá podría decirle que tuvo record de llegadas tarde e inasistencias en su responsabilidad de alcalde, que varias ocasiones -no pocas- asistir con aliento alcohólico, permitir que sus corifeos aplaudidores de su equipo corto, hicieran todo lo que pudieran, con el fin de poder cebar sus famélicas cuentas personales.   Nunca se molestó en solicitar cuentas a la secretaria de vialidad para saber cuantas unidades están fuera de servicio, cuántas patrullan y a quién le rinden “informe pelícano” como se entiende en el argot de los mordelones.

No están sincronizados dos semáforos en toda la ciudad y los embotellamientos y trafico desquiciado es cosa común desde que este jovencito nombró a los directores de tan importante área. 

Jamás le dijeron que una parte importante de las obras a realizar, aparte del diseño, construcción, control de costos y calidad de la obra es la ¡planeación! teniendo la osadía de iniciar proyectos sin avisar a vecinos, cerrando vialidades, clausurando otras, haciendo un tremebundo fideo incluidos recordatorios maternales.

Otras obras insufribles e innecesarias como los pasos peatonales y carriles exclusivos para bicicletas en un feudo donde ese vehículo es imposible utilizar, porque un día amanece a menos cuatro grados y al siguiente sube a 45 a la sombra.

Los que tuvimos la suerte de vivir en ciudades como Mexicali BC sabemos de los que estamos hablando, donde la gente NO sale a la calle, porque se requiere estar demente para “pasear” por sus banquetas.

Colosito, no es malo, creo que tampoco bueno, es un pobre niño que la fortuna le premió con una mala jugada de llamarse como se llama y los gandules aprovechados lo inflan con la mala leche de poder llevar agua a su molino.   Será Senador muy probable, como Mariana alcaldesa de Monterrey, desgraciadamente si Adrián no se pone capirucho.

minutochavaportillo@gmail.com