Gregorio Martínez con Pan y Circo

Tasas de interés a la baja

By marzo 25, 2024No Comments

PAN Y CIRCO – Opinión Editorial

La Junta de Gobierno del Banco de México decidió aplicar el primer recorte a la tasa de interés de referencia, por primera vez en casi tres años.

Aún y cuando la reducción, por ahora, es de 25 puntos base, lo primero que hay que destacar es un cambio de tendencia.

A partir de junio de 2021 habíamos visto incrementos constantes… y desde marzo de 2023 la tasa se había mantenido en 11.25 por ciento anual.

Ahora, esta tasa, que se utiliza como referencia en el sistema financiero nacional comienza a bajar y se ubica en 11.00 por ciento anual.

Con esto hay una reducción en la tasa de interés real, es decir, una vez que a la tasa nominal se le quita el efecto inflacionario… En México, la tasa de interés real había sido sumamente elevada, en comparación con otros países.

Ahora bien, la inflación aún se mantiene elevada, lejos del 3 por ciento que quisiera el Banco de México. Es de esperarse que el crecimiento del Índice Nacional de Precios al Consumidor sea menor este año, con respecto a los anteriores.

Sin embargo, cabe mencionar, la inflación mostró durante la primera quincena de marzo algunas fricciones para mantener su tendencia a la baja.  De mantenerse estas presiones, la disminución en la tasa de interés que determinó la Junta de Gobierno del Banco de México no necesariamente continuará de manera automática en la próxima revisión.

Hay que decirlo.  Hay algo que está presionando la inflación a la alza.  Se trata del mercado laboral.  Está muy estrecho.  Hay una demanda mayor que la oferta. Lo hemos platicado aquí.  ¿En cuántas empresas, fábricas, negocios hay anuncios solicitando personal?  Esto tiene un efecto directo en los salarios.  Están siendo presionados a la alza, lo que a su vez puede reflejarse en un incremento de precios de mercancías y servicios.

Días antes de la reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México, la Reserva Federal de los Estados Unidos determinó no hacer cambios a su tasa de interés. Eso fortaleció nuestra moneda. El dólar bajó de precio en México.

Ese diferencial de tasas entre Estados Unidos y México ha venido favoreciendo al peso.

Pero hay otros factores que también han ocasionado la apreciación de nuestra moneda.

Por ejemplo, el manejo, vamos a decir, prudente, de la política fiscal, quizá no en este último año, pero sí a lo largo del sexenio.

Otro factor son las remesas, que han crecido de manera importante… son recursos que inmediatamente entran al mercado cambiario.

La inversión extranjera directa, que ha traído flujo de dólares, más la expectativa que eso genera entre los inversionistas, respecto a la economía mexicana.

Esto que le menciono da buenas señales para pensar que la economía en México podría transitar sin sobresaltos durante los próximos seis meses que restan del sexenio… que incluso el Presidente López Obrador podría culminar su mandato con un tipo de cambio peso-dólar menor a como lo recibió.

Hay otros frentes abiertos, algunos malos y otros peores, que esperemos no vayan a repercutir en la relativa estabilidad que hemos tenido en los indicadores macroeconómicos.