Minuto

¿Para qué sirvió?

By mayo 20, 2024No Comments

Minuto

CHAVA PORTILLO

No sería la primera vez, seguramente tampoco la última, que hago una mención nada agraciada de algunos jóvenes que muchas ocasiones, utilizando la raída bandera de que lo viejo no sirve y que hay que voltear al horizonte esperando el arribo de lo nuevo que significa la esperanza y mejor vida y a veces es más grande la decepción que lo soñado.

Para no gastar mucha tinta y espacio podríamos mencionar muchos, pero es tan grande el desencanto que han ofertado Samuelito el mentiroso y Luisín Donaldín Colosín que no hace falta hurgar en la historia moderna para mostrar los penosos resultados.

Conocí al hijo del asesinado candidato a la presidencia en Lomas Taurinas cuando era inexperto diputado local y terminó su paso como legislador y siguió siendo inexperto exdiputado que solo tenía-tiene como presunción, su nombre, que le ha pesado tanto como la losa que cargó Juan José de los Reyes mejor conocido como El pípila según cuenta la Historia de México.

Colosín no es que no sirva como político, lo que pasa es que no es lo suyo, carece de vocación y le falta lo que al carrizo, corazón, por más que los corifeos como inseparables lapas, sirviéndose de su falta de oficio sacan provecho a su apatía.         No quiebra un buñuelo a sentones suelen decir los profanos y su paso por la alcaldía regia fue tan insípida e incolora que, como el estiércol de gavilán, no huele ni causa asco.

Estaba tranquilo como presidente municipal, porque no tenía apuro ni presión y sus escasos saldos bancarios, los lacayos se encargaron de abultar sus promedios para que no sufriera el fin de mes para pagar los recibos de su casa.   Pero llegaron a incomodarlo con la manzana envenenada de la presidencia de la república y el acomodaticio “compadre” mentiroso le vendió la ilusión que…juntos, al paraíso, pero al no interesarle la oferta por el pánico que causaba la estrafalaria tontería, Samuelito dijo, de aquí soy, terminando eso como el Rosario de Amozoc.

Si mentiroso no ha hecho nada más que sanear sus finanzas, Colosín, menos.    Lo poquísimo que inició, lo dejó a medias y sus “genialidades” de construir vialidades para bicicletas, que es una auténtica estupidez, porque vivimos en una ciudad que es imposible pedalear una bici por la sencilla razón que la mayor parte del tiempo está a 45 grados a la sombra y cambiando de estación está a cero menos cuatro.

Como cereza al pastel, por la voracidad de sus “sicarios de obras públicas” autorizaron la construcción de torres habitacionales por la calle Modesto Arreola entre Zaragoza, Escobedo y Emilio Carranza y un ciudadano observador nos escribe y alerta que con sus mini calles que obstruyeron en el centro de la ciudad, ¿qué pasaría al momento de un incendio, temblor o inundación?     Los camiones de bomberos NO podrán circular para atender la desgracia y se convertirán solo en observadores de primera fila.

¿No creen ustedes que es mucha la tontería y la improvisación?  Se juntaron la ignorancia con la avaricia y les importa muy poco, porque no saben y es mucha la urgencia de llenarse los bolsillos, aunque siguen ilusionado al bobo que será Senador y luego presidente, sin saber que los bueyes, deben ir delante de la carreta.            minutochavaportillo@gmail.com